Blogia
Panfleto LAETUS

El cuento del viejo abuelo y el nieto |Jacob y Wilhelm Grimm|

El cuento del viejo abuelo y el nieto |Jacob y Wilhelm Grimm|

Érase una vez un hombre muy anciano, al que los ojos habían vuelto turbios, sordos los oídos, y las rodillas le temblaban. Cuando estaba sentado a la mesa y ya casi no podía sostener la cuchara, derramaba algo de sopa sobre el mantel, y otro poco de sopa le volvía a salir también de la boca. Su hijo, y la esposa de su hijo, sentían asco de ello, y, en consecuencia, el viejo abuelo hubo de sentarse, finalmente, en la esquina detrás de la estufa. Le daban la comida en un cuenco de barro, y ésta ni siquiera era suficiente para saciarle. Cierto día, sus manos temblorosas no pudieron sujetar el cuenco y éste cayó al suelo y se rompió. La mujer joven le regañó, más él no dijo nada y se limitó a suspirar. Entonces ella le compró por pocas monedas una vasija de madera de la que él habría de comer en adelante. Cuando de esta forma están sentados, el nieto pequeño, de cuatro años comienza a acarrear tablitas y a dejarlas en el suelo. “¿Qué es lo que estás haciendo?”, le preguntó el padre. “Voy a hacer un comedero”, respondió el niño, “para que coman papá y mamá cuando yo sea grande”. Entonces el padre y la madre se miraron un rato de hito en hito, comenzaron finalmente a llorar y se apresuraron a traer el viejo abuelo a la mesa. Desde entonces le dejaron comer siempre junto a ellos, y tampoco dijeron nada si, alguna vez, derramaba un poco de sopa.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

8 comentarios

Andrea V -

Olvidamos los cuidados de nuestros padres con el pasar de sus años se convierten en una carga para muchos hijos ¡triste ¡ pero es inevitable en el humano.

Amkiel -

Será cuestión de que la educación incluya clases de orientación.

Emma -

La educación llega a perderse, por favor!!!!!!!, no me quiero perder.
Besos

Amkiel -

Cierto, los padres tienen que educar a su manera, no a la manera de los hijos.

Edda -

Gracias, Amkiel, intento hacerlo a mi manera, pero no siempre coincido con los demás padres. El tiempo me dirá si he acertado...

Amkiel -

[Edda] Gran verdad, "todo el mundo cuenta". Y estupenda manera de educar a los hijos, chapeau!

[carmenneke] Ahora los viejos son jubilados y, por tanto, están obligados a demostrar júbilo.

carmenneke -

Eso era antes Amkiel, cuando los viejos todavía podían ser viejos y derramar sopa. Ahora son mayores, dan clases de gimnasia y sevillanas y se lo montan en los viajes del Inserso. Y pobre del que no pueda seguir ese ritmo.

Edda -

Qué bueno, Amkiel ¿recuerdas que estaba leyendo con mis hijos un libro de relatos tradicionales de distintas partes del mundo? Pues uno de ellos es este que nos traes hoy. En el libro aparece más extenso,pero la historia es la misma, con la misma moraleja. Nos lo cuenta Koryun Gharibyan un chico armenio y lo titula "Los platos de madera" No desees para los demás lo que no desees para ti. Fue su hijo el mayor quien le animó a participar en este libro. A mis hijos les encantan las historias/cuentos que estamos leyendo, porque aquí "Todo el mundo cuenta".
Ayer leímos un relato de Honduras, hoy leeremos uno de Vietnam.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres