Blogia
Panfleto LAETUS

La desmemoria |Eduardo Galeano|

La desmemoria |Eduardo Galeano|

Estoy leyendo una novela de Louise Erdrich.
 
A cierta altura, un bisabuelo encuentra a su bisnieto.
 
El bisabuelo está completamente chocho (sus pensamientos tienen el color del agua) y sonríe con la misma beatífica sonrisa de su bisnieto recién nacido. El bisabuelo es feliz porque ha perdido la memoria que tenía. El bisnieto es feliz porque no tiene, todavía, ninguna memoria.
 
He aquí, pienso, la felicidad perfecta. Yo no la quiero.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

Amkiel -

[Edda] Con la desmemoria se olvida uno de qué significa ser feliz.

[Wara] Los recuerdos son las arrugas de la mente.

[Eider] Poco le importa, tiene memoria de pez y no sabe qué le espera.

[carmenneke] El recuerdo sirve de mucho, incluso cuando no nos acordamos.

[canela] Perder la cabeza es perderlo todo.

canela -

la memoria es taicionera, pero perder los recuerdos es un drama... desgraciadamente no podemos elegir vaciarnos de aquello que un dia vivimos, desafortunadamente existe una enfermedad que nos elige a nosotros desnudandonos de toda experiencia pasada y robandonos la oportunidad de un futuro digno

carmenneke -

¿La felicidad como el limbo? No, gracias. Yo, como Wara, sufriendo con el recuerdo. Y gozando con el recuerdo también.

Eider -

El pececillo sin embargo está muy lejos de esa imagen beatífica. ¡Qué angustia tiene su mirada!

Wara -

Yo tampoco la quiero. ¡Y mira que la memoria, el recuerdo, causa verdaderos estragos! (Y es también causa de tanta felicidad, para que nos vamos a engañar).

Edda -

Partiendo de que la felicidad perfecta no existe, eso pienso yo, no sé con cual de las dos situaciones me quedaría. Por un lado, la desmemoria del bisabuelo le ayuda a olvidar los errores cometidos a lo largo de su vida y así es posible sonreír. La no memoria del bisnieto supone que aún no los ha cometido y que tiene toda una vida por delante. Pero como no es posible la una sin la otra casi que... me quedo con la desmemoria del bisabuelo, aunque sea una felicidad imperfecta.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres