Blogia
Panfleto LAETUS

Un suceso inesperado lo cambia todo |Douglas R. Hofstadter| [fragmento]

Un suceso inesperado lo cambia todo |Douglas R. Hofstadter| [fragmento]

En diciembre de 1993, cuando apenas había transcurrido la primera cuarta parte de mi año sabático en Trento, Italia, mi esposa Carol falleció repentina e inesperadamente de un tumor cerebral. Aún no había cumplido los 43 años y nuestros hijos, Danny y Monica, no tenían más que cinco y dos, respectivamente. Quedé destrozado de un modo que nunca podría haber imaginado antes de nuestro matrimonio. Aquella brillante luz que iluminaba sus ojos se había eclipsado de repente. Su alma se había apagado para siempre.
 
(...)
 
El nombre «Carol» significa, para mí, mucho más que un mero cuerpo, que ya no existe; representa un inmenso patrón, un estilo, un conjunto de cosas entre las que se hallan recuerdos, esperanzas, sueños, creencias, gustos, reacciones frente a la música, humores, dudas, generosidad, compasión... Esas cosas son, hasta cierto punto, objetivas, compartibles y susceptibles de ser duplicadas, un poco como el software de un disquete. Y mi obsesiva costumbre de anotar mis vivencias, las muchas cintas de vídeo en las que ella aparece y los recuerdos que, colectivamente, guardamos todos de Carol en nuestros cerebros, hacen que ese patrón sobreviva, aunque ahora sea de una forma dispersa, repartido en muchas cintas de vídeo, en los cerebros e sus parientes y amigos, en las páginas de muchos cuadernos, etcétera. En definitiva, existe un patrón disperso de «Carolidad», claramente perceptible, en el mundo físico. Y en este sentido, la Carolidad sigue viva.
 
Con la expresión «la Carolidad sigue viva» quiero decir que incluso la gente que no llegó a conocerla puede ver qué significaba estar cerca de ella, a su alrededor o a su lado; puede experimentar su ingenio, ver cómo sonreía, escuchar su voz y su risa, saber de sus aventuras cuando era joven, enterarse de cómo nos conocimos ella y yo, verla jugar con sus hijos...
 
Sigo intentando, no obstante, descifrar hasta qué punto, gracias a los recuerdos que atesoro de ella (tanto en papel como en mi cerebro) y a los que guardan otras personas, algo de la consciencia de Carol, de su interioridad, permanece en este planeta. Como ferviente partidario del carácter no centralizado de la consciencia, tiendo a pensar que, aunque la consciencia de cualquier individuo resida ante todo en un cerebro concreto, está de algún modo presente también en otros cerebros y, así, cuando el cerebro principal desaparece, diminutos fragmentos de ese individuo continúan vivos.
 
Como partidario también de la tesis de que la memoria externa es una parte muy real de nuestra propia memoria, creo que una fracción diminuta de la consciencia de Carol reside incluso en las páginas en las que recogí algunas de sus frases más agudas y que una parte algo mayor (aunque minúscula aún) permanece en los cuadernos de líneas amarillas en los que registré, durante aquellos últimos y dolorosos meses, tantas experiencias que vivimos juntos. Seguramente, esas experiencias estaban codificadas ya en mi cerebro, pero el hacerlas explícitas permitirá que algún día sean compartidas por otras personas que la conocieron y que, en cierta manera, Carol «resucite» un poco. En este sentido, hasta una representación estática sobre papel puede contener elementos de una Carol «viva», de la consciencia de Carol.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

5 comentarios

Amkiel -

Por suerte, ser imaginado no es lo mismo que ser un ser imaginario.

AlmaLeonor -

¡Hola!
Yo no me arriesgaria a querer saber como te imagina Carmeneke....jejejeje
Pero estoy de acuerdo con la frase.
Besos.AlmaLeonor

Amkiel -

Su razonamiento sería aplicable también al "yo" en vida. Nuestro ser se extiende más allá de nosotros mismos. Por ejemplo: yo soy la suma de mi percepción y la de los demás, de como soy y como tú me imaginas.

carmenneke -

Qué texto tan hermoso y tan terrible, fruto de una mentalidad puramente científica. El intento de dominar la ausencia, de racionalizar la añoranza, de establecer un sistema de recuerdos, memorias, persistencias de la persona amada y perdida para poder capturar su ausencia en algo tangible, etiquetable y racional. La incapacidad de gritar "la echo de menos" con todo su corazón.

Amkiel -

Acerca de la imagen (Punya Mishra): "Birthday present for Douglas R. Hofstadter. This picture is made from 1600 smaller pictures, all of which are related to the work he does. There are pictures of Godel, Escher and Bach (of course) as well as pictures of Magritte, various ambigrams I have created over the years, pictures of DNA, brain scans, recursive patterns, fractals and so on."
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres