Blogia
Panfleto LAETUS

· El ermitaño ·

· El ermitaño ·

El ermitaño salió hasta la boca de la cueva y se desperezó ante el sol de la mañana. De nuevo el mismo espectáculo maravilloso de tantos días repetidos. En su cara había una mueca de aborrecimiento cuando terminó de desentumecer las articulaciones. No dio gracias por el nuevo día ni lanzó plegaria a lo alto. Hacía tiempo que había dejado de creer en nada que no fuese su sino y, con ello, había olvidado qué era lo que le había llevado voluntariamente a vivir allí, aislado del mundo y asqueado de todo. Las brumas se disipaban parsimoniosamente del bosque, no así de su cabeza. Escupió al suelo que lo sostenía y miró con desdén la cueva que lo cobijaba, pero regresó a su interior para desayunar un poco de queso de cabra y pan ácimo. El resto de la mañana la pasó amargado, dando pábulo a pensamientos ruines y lamentándose inútilmente, mientras fuera los árboles eran mecidos por el viento que sostenía a los pájaros que pintaban las nubes del cielo con sus plumas. A mediodía se dispuso a comer nuevamente pero, cuando se llevaba el primer bocado a la boca, desapareció la luz que entraba. Se giró hacía donde estaba la boca de la cueva y sólo vio oscuridad, si acaso es posible ver la propia imposibilidad de ver. A tientas, golpeándose con los salientes que creía memorizados pero ahora se le mostraban extraños, fue hasta la salida. Una pared bloqueaba su paso. No recordaba haber sentido ningún ruido ni estremecimiento, por lo que no podía tratarse de algún desprendimiento fatídico. Además, esa pared no parecía natural y le transmitía escalofríos cuando sus dedos recorrían la superficie fría y lisa, sin aristas, sin ningún resquicio, indiferente a su suerte. Entonces, encerrado en su cueva se dejó morir lentamente. De todas maneras, hacía tiempo que ya no vivía.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Amkiel -

[Edda] Al igual que deslumbra el exceso de luz, hay ciegos que miran demasiado.

[AlmaLeonor] Para vivir plenamente es importante acordarse en todo momento de que estamos vivos.

AlmaLeonor -

¡Hola!
¿Acaso no es vivir, estar en una cueva por propia voluntad? "había olvidado qué era lo que le había llevado voluntariamente a vivir allí". Si al final el "no-vivir" va a se cosa de MEMORIA.
Menos mal que nosotros te recordamos Amkiel...
Besos.AlmaLeonor

Edda -

Esa salida llevaba cerrada mucho tiempo, no hay más ciego que el que no quiere ver, ¿verdad?
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres