Blogia
Panfleto LAETUS

Y, también, aparece el sepulturero |Mauricio Wiesenthal| [fragmento]

Y, también, aparece el sepulturero |Mauricio Wiesenthal| [fragmento]

Creo que, para la educación de un niño, no hay nada como el teatro. Quizá porque, en la vida, cada uno tiene que aceptar su propio papel. Y, como el escenario está ya ocupado cuando llegamos al mundo, tenemos que asumir nuestra parte entre los personajes poco brillantes, como aquellos que en las obras dramáticas se indican con referencias genéricas: un sepulturero, dos soldados, una doncella, un caballero y un cura. Sólo un buen actor puede salvar un papel insignificante.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Amkiel -

La mejor forma de educar un niño es con educación.

Enma -

No hay mejor escenario que el propio mundo en la vida de cada uno y para enseñar y educar a un niño no hay manual, sólo buena voluntad de quererlo hacerlo bien.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres