Blogia
Panfleto LAETUS

Canto a mí mismo (sección 11) |Walt Whitman| [traducido por J.L. Borges]

Canto a mí mismo (sección 11) |Walt Whitman| [traducido por J.L. Borges]
Veintiocho muchachos bañándose en la orilla,
Veintiocho muchachos tan llenos de vida,
Veintiocho años de vida de mujer y tan solitarios.
 
Es dueña de la linda casa de la barranca,
Se oculta hermosa y bien vestida tras el postigo de la ventana.
¿Cuál de los muchachos le gusta más?
 
¡El menos agraciado es para ella hermoso!
¿Adónde va usted, señora? Porque la he visto,
Juega usted con el agua y, sin embargo, permanece en la casa.
 
Bailando y riendo viene una mujer por la orilla,
Los hombres no la ven, pero los ve y los ama.
 
El agua brilla en la barba de los muchachos,
Se escurre por sus largos cabellos,
Leves arroyos corren por sus cuerpos.
 
Una invisible mano también acaricia sus carnes,
Desciende trémula por las sienes y por los pechos.
 
Los muchachos nadan de espaldas, sus blancos vientres se curvan al sol,
         no se preguntan quién se une a ellos.
No saben quién jadea y se hunde con la espalda curvada,
No saben a quién están salpicando con la espuma del agua.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Levemente -

Yo y este misterio aquí estamos frente a frente.
Limpia y tierna es mi alma, y limpio y tierno es todo lo que no es mi alma,
si falta uno de los dos, ambos faltan, y lo visible es prueba de lo invisible.

(...)

Hay alguien en mí que acaricia la vida donde quiera que vaya, me hace andar hacia arriba y abajo,
absorbiéndolo too para mi propio ser y para mi canción.

(...)

Y noto cómo se remueve en mi alma el rojo, el amarillo, el blanco...

(...)

Lo más común, lo más sencillo, lo cercano y lo fácil, eso mismo soy yo;
confío en el azar, me derrocho buscando nutridos beneficios,
me adorno para darme al primero que pase,
no busco que sea el cielo quien hasta mí descienda,
yo soy el que me doy libremente y sin tasa.

Amkiel -

[Wara / carmenneke] Alguien definió “poesía” como aquello que se pierde en una traducción. Aunque quizás sea solamente un cambio o, incluso, una multiplicación: obtenemos nuevos poemas a partir del original.

carmenneke -

"They do not know who puffs and declines with the pendant and bending arch,/
They do not think whom they souse with spray.", dice en inglés. Perdonad la pedantería, pero la traducción (aunque sea del genial Borges) no hace en absoluto justicia a la intensidad de las imágenes del original.

Wara, una traducción alternativa del último verso también sería: "No piensan en quién están emborrachando de espuma".

Qué gran poeta, Walt Whitman.

Wara -

"Ni imaginan a quién salpican con la espuma que levantan sus manos", es la traducción en mi volumen, versos subrayados en junio de 1983.

El "canto a mi mismo" no es un libro; quien lo toca, está tocando a un hombre. El que fue Walt Whitman.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres