Blogia
Panfleto LAETUS

No sabía que había que hacerlo |José Saramago| [fragmento]

No sabía que había que hacerlo |José Saramago| [fragmento]

A diferencia de lo que afirman los ingenuos (todos lo somos una u otra vez), no basta decir la verdad. De poco servirá en el trato de la gente si no es creíble, y tal vez hasta debiera ser ésa su primera cualidad. La verdad es sólo medio camino, la otra mitad se llama credibilidad. Por eso hay mentiras que pasan por verdades, y verdades que son tenidas por mentiras.
 
Esta introducción, por su tono de sermón de cuaresma, prometería una grave y aguda definición de verdades relativamente absolutas y de mentiras absolutamente relativas. No es así. Es sólo un modo de sangrarme en salud, de esquivar acusaciones, pues, desde el anuncio, la verdad que hoy traigo no es creíble. Vamos a ver ahora si ésta es historia que se pueda creer.
 
La cosa ocurre en un sanatorio. (...)
 
Me decía aquel amigo que, allá en el sanatorio, había un enfermo, hombre de unos cincuenta años, que tenía grandes dificultades para andar. La enfermedad pulmonar que padecía nada tenía que ver con el sufrimiento que se reflejaba en su cara, ni con los suspiros de dolor, ni con las contorsiones del cuerpo. Un día apareció incluso con dos toscos bastones en los que se apoyaba al andar, como un inválido. Pero siempre con ayes, gemidos, quejándose de los pies, que aquello era un martirio, que ya no aguantaba más.
 
Mi amigo le dio un consejo obvio: que mostrara los pies al médico, que tal vez fuese reuma. El otro movía la cabeza, casi llorando, lleno de una inmensa pena por sí mismo, como si pidiera que lo llevaran a hombros. Entonces, mi amigo, que tenía también sus calladas amarguras, y con ellas iba viviendo, se impacientó y fue áspero con él. La actitud dio resultado. Al cabo de dos días, el enfermo de los pies lo llamó y le dijo que iba a mostrárselos al médico. Pero que antes le gustaría enseñárselos a él, su buen consejero.
 
Y se los mostró. Las uñas, amarillas, se curvaban hacia abajo, contorneaban la punta de los dedos y se prolongaban hacia dentro como punteras o dedales córneos. El espectáculo era repelente, revolvía el estómago. Y cuando le preguntaron a este hombre adulto por qué no se cortaba las uñas, que su mal era sólo éste, respondió: «No sabía que había que hacerlo».
 
Le cortaron las uñas. Con alicates. Entre ellas y los cascos de los animales no era mucha la diferencia. A fin de cuentas, se precisa mucho trabajo para mantener todas las diferencias, para irlas ampliando poco a poco, a ver si al fin la gente llega a ser humana. (¿No es verdad acaso?)
 
Pero, de pronto, acontece algo así y nos vemos ante un semejante que no sabe que es preciso defendernos todos los días de la degradación. Y no es en uñas en lo que en estos momentos estoy pensando.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

Amkiel -

[carmenneke] Buen consejero es el que nos da un consejo que nos pertenece.

[AlmaLeonor] El gusto también es mío.

[Anna] Y pensar que hay gente que se las come, puaj.

[Wara] La propia responsabilidad nunca es del todo propia.

[Ginebra] Los pies están tan lejos de la cabeza que no pensamos en ellos.

Ginebra -

Entre los que no saben que hay que cortarse las uñas y los que se las cortan mal y al crecer les hacen heridas que se infectan y tal... pocos con los pies sanos.

Wara -

El "yo no sabía" jamás debe servir como excusa para evitar la propia responsabilidad; el "yo sólo cumplía órdenes", tampoco. Es muy sencillo encogerse de hombros y dejar que las cosas sólo ocurran...

Anna -

qué asco! y perdona que no me ponga metafísica, pero es que me ha repelido mucho la historia de las uñas.

AlmaLeonor -

¡Hola!
¡¡¡Bandido!!! Sabes que con Saramago me concilio con el mundo ¡¡¡Como me gusta como escribe este hombre!!!

Besos.AlmaLeonor

carmenneke -

¿Y quién será el que nos muestre la manera de cortarnos las uñas metafisicas? ¿Quién puede tener hoy día la suficiente autoridad moral para que le hagamos caso? No andamos sobrados de buenos consejeros.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres