Blogia
Panfleto LAETUS

Ciencia frente a humanismo |John Gray|

Ciencia frente a humanismo |John Gray|

Hoy, la mayoría de las personas creen formar parte de una especie capaz de ser dueña de su destino. Es una cuestión de fe, no de ciencia. Nunca hablamos del día en el que las ballenas o los gorilas se convertirán en amos y señores de sus destinos. ¿Por qué, entonces, los seres humanos?
 
No necesitamos a Darwin para darnos cuenta de la relación que nos une al resto de animales. Es una conclusión a la que llegamos a poco que observemos nuestras vidas. De todos modos, y dado que la ciencia ostenta actualmente una autoridad con la que la experiencia común no se puede comparar, recordemos que Darwin nos enseña que las especies no son más que conglomerados de genes que interactúan aleatoriamente unos con otros y con sus entornos cambiantes. Las especies no pueden controlar sus destinos. Las especies no existen. Y los seres humanos no son una excepción en ese sentido. Pero siempre se les olvida cuando hablan del «progreso de la humanidad». Han puesto su fe en una abstracción que nadie se tomaría en serio de no ser porque es herencia de antiguas esperanzas cristianas.
 
Si el descubrimiento de Darwin se hubiera realizado en una cultura taoísta, sintoísta, hindú o animista, se habría convertido, con casi toda probabilidad, en una hebra más del tejido mitológico de cada una de ellas. En todos esos credos, los seres humanos y el resto de animales están emparentados. Sin embargo, el hecho de que surgiera entre cristianos que sitúan a los seres humanos más allá de todas las demás cosas vivientes desencadenó una agria controversia que aún colea en nuestros días. En la época victoriana, el conflicto enfrentaba a cristianos contra no creyentes. Hoy, contrapone a los humanistas con una minoría que entiende que los seres humanos no pueden ser más dueños de su destino que cualquier otro animal.
 
La palabra humanismo puede tener muchos significados, pero para nosotros significa creencia en el progreso. Creer en el progreso es creer que si usamos los nuevos poderes que nos ha dado el creciente conocimiento científico los seres humanos nos podremos liberar de los límites que circunscriben las vidas de otros animales. Ésa es la esperanza de prácticamente todo el mundo en la actualidad; sin embargo, carece de fundamento. Y es que, si bien es muy probable que el saber humano continúe creciendo (y con él, el poder humano), el animal humano seguirá siendo el mismo: una especie con una gran inventiva que es también una de las más depredadoras y destructivas.
 
Darwin mostró que los seres humanos son como cualquier otro animal; los humanistas afirman que no. Los humanistas insisten en que si usamos nuestros conocimientos, podemos controlar nuestro entorno y prosperar como nunca antes. Mediante tal aseveración, renuevan una de las promesas más dudosas del cristianismo: la de que la salvación está abierta a todos. La creencia humanista en el progreso no es más que una versión secular de ese artículo de fe cristiano.
 
En el mundo que nos mostró Darwin, no hay nada a lo que podamos llamar progreso. Sin embargo, para cualquier persona en las esperanzas humanistas eso resulta intolerable. Como consecuencia, las enseñanzas de Darwin han sido subvertidas y ha vuelto a cobrar vida el error esencial del cristianismo: considerar a los seres humanos diferentes al resto de animales.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Amkiel -

Líquido somos y pronto nos licuaremos como no pongamos remedio.

Emma -

Creo que al final de todo volveremos al agua, de donde salimos. Mira, creo que por el brazo me ha salido una escama, me estaré volviendo pez?. También creo que probablemente acabaremos destruyéndonos si no ponemos remedio.

Amkiel -

Aunque no seamos una especie elegida, quizá podamos elegir ser especiales.

AlmaLeonor -

¡Hola!
Hay un libro de Juan Luís Arsuaga, llamado "La Especie Elegida" en el que explica con multiples argumentos precisamente lo contrario, que no somos el resultado de una "elección divina" (al uso de la afirmación judia de "Pueblo Elegido"), sino que simplemente somos el resultado azaroso de una serie de acontecimientos aleatorios que tuvieron lugar en nuestro planeta. Somos el resultado de una selección natural y evolución que no siguió ninguna pauta establecida.
No somos una "especie elegida". Toda la construcción cristiana es eso, un monumental montaje alrededor de la criatura más insignificante del planeta, pero a la vez, como bien dice el artículo, la más destructiva. Somo el "virus" de la naturaleza.
Solo nos salvamos alguna....jejejeje
Besos.AlmaLeonor
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres