Blogia
Panfleto LAETUS

· Psiquiatras, psicólogos y otros enfermos |Rodrigo Muñoz Avia| ·

· Psiquiatras, psicólogos y otros enfermos |Rodrigo Muñoz Avia| ·

La felicidad es aquello que nos pasa cuando no nos lo planteamos. Siempre es pretérita pues la felicidad futura no existe (dado que el futuro sólo es posibilidad) y la presente se desvanece al momento en que se nos ocurre pensar en dicha sensación, cuando debiéramos seguir concentrados en lo que nos la provocaba. La novela Psiquiatras, psicólogos y otros enfermos, de Rodrigo Muñoz Avia, es de risa, pero del tipo displicente ante una situación con la que poco cuesta sentirse identificados. Podría calificarse de ligera pues se lee con facilidad y no se pierde en cumbres de racionamientos obtusos ni cae en abismos de dogmática feliciana. ¿Por qué pesa tanto entonces la estela que deja al pasar bajo nuestra mirada? Porque muestra que buscando la felicidad lo más fácil es acabar perdiéndonos a nosotros mismos.
 
Rodrigo Montalvo Letellier vive con su mujer, sus hijos y su gato, que lo quieren con locura. Tiene un chalet adosado, un buen coche y un trabajo que le gusta. Entregado, como cualquiera de nosotros, a sus hobbies y al consumo de fin de semana, lleva una vida sin sobresaltos. Y, además, es un hombre feliz. O al menos, eso ha creído siempre.
 
Hasta que un buen día un psiquiatra le hace dudar y el mundo se le viene encima. Nuestro héroe quiere saber qué le pasa, y visita a esos extraños seres empeñados en ocuparse de su cabeza, los psiquiatras, los psicólogos y otros enfermos, que aportan soluciones desternillantes y, por supuesto, no dudan en saquear su cartera.
 
Con esta novela hilarante que atrapa al lector desde la primera página, Rodrigo Muñoz Avia esconde tras el humor un análisis perturbador del alma moderna, de la imposibilidad social de la felicidad. El autor hurga en el lado más débil de nuestra psicología, cada vez más enfermiza, insaciable e incapaz de olvidarse de sí misma. Porque ¿acaso es posible que nos sintamos infelices por el simple hecho de no sentirnos felices?

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

12 comentarios

Amkiel -

Date una vuelta por el panfleto y quizá encuentres más información subjetiva.

renzo mandiche ruiz -

la felicidad pienso que es mui subjetiva de verdad me gustaria que me mandes mas informacion

Amkiel -

En el fondo, si todo fuese como el fondo nada destacaría.

Wara -

¿Juzgamos la bondad porque conocemos la maldad? ¿Juzgamos la desdicha porque alguna vez, aunque por un instante, fuimos felices? ¿Todo se considera según su contrario?

¿Hacemos promesas para luego incumplirlas?
Decididamente me gusta tu espacio.

Amkiel -

El hombre no es malo, aunque tampoco sabe lo que es bueno.

Wara -

Hay quien opina que el hombre es malo por naturaleza... y si es así y porque ansía desesperadamente la propia felicidad, no le gustará saber más feliz al prójimo.

Perdona, prometo no rebatirte ya más.

Amkiel -

Sin embargo, si el entorno fuese amigable entonces podríamos ser felices sin perjuicio.

Wara -

Totalmente de acuerdo, la felicidad nos hace descuidados. El dolor, por el contrario, nos mantiene en guardia.

Amkiel -

La felicidad no es algo natural: La supervivencia se basa en la infelicidad y el animal que está más satisfecho también es más vulnerable.

Wara -

Lo escribió Fernando Savater, la felicidad es un proyecto de inconformismo. Tiene razón cuando añade, además, que ninguno sabemos definirla, pero suponemos que seríamos capaces de reconocerla si la tuviéramos delante. No deja de ser curiosa la posibilidad que apunta al decir que "quizá lo que ocurre con la felicidad es que somos incompatibles con ella".

Amkiel -

Si nos concentramos en el mecanismo de nuestro caminar, tropezamos.

Edda -

Yo me divertí mucho con esta novela. Y es cierto lo que le ocurre al protagonista. Empieza a preocuparse y a no ser feliz cuando se cuestiona si realmente lo es y empieza a visitar al psiquiatra. Es como cuando pensamos, por ejemplo, en los pies, todos sabemos que tenemos pies, pero no los sentimos hasta que pensamos en ellos :))
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres