Blogia
Panfleto LAETUS

Anécdota de Felix Mottl |Carlos Fisas|

Anécdota de Felix Mottl |Carlos Fisas|

Felix Mottl, el gran director de orquesta, siendo muy joven recibió una lección memorable. Fue durante un ensayo de La walkiria para el primer festival de Bayreuth. El calor estival hacía que todo el mundo se sintiera fatigado y malhumorado. Mottl prestaba servicio en el escenario por primera vez en su vida. Su misión consistía en dar a un tramoyista la señal precisa para abrir bruscamente una puerta. Con la partitura bajo el brazo, paseaba detrás de la escena, cuando se fijó de pronto en Ricardo Wagner, que parecía buscar algo con la mirada.
 
- ¿Puedo servirle en algo, maestro? -preguntó el joven, solícito.
 
- Ciertamente, hijo mío -replicó Wagner-. ¿No podría encontrarme un doble de cerveza en alguna parte?
 
Mottl dejó su partitura, cruzó apresuradamente la calle, consiguió la cerveza y regresó muy ufano para ofrecerla a Wagner. Pero entretanto había pasado el momento preciso, la puerta no se había abierto y hubo que interrumpir el ensayo. Siempre con el doble de cerveza en la mano, Mottl se acercó al maestro. Wagner le miró.
 
- ¿Dónde diablo se ha metido? -vociferó-. ¡Ha fallado usted la señal! ¿Está usted aquí contratado como maestro o como camarero? -y mirando el vaso de cerveza en la mano de Mottl, le espetó-: ¡Bébase usted mismo la maldita cerveza!

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

5 comentarios

Amkiel -

La prioridad de una tarea no la define el orden en que se recibe. Además, Mottl podría haber atendido a su función en el ensayo e ir después a por la cerveza. De todas maneras, como los jefes no son omniscientes, asumen que forma parte de nuestra responsabilidad el resolver satisfactoriamente sus órdenes contradictorias. En cualquier caso, sea como fuere, mal que nos pese, hay una norma básica en el mundo laboral: El jefe siempre tiene razón.

Alberto -

Pues no sé yo.
Cuando alguien me hace "jugarretas" de este tipo no las escondo. Yo soy yo, con mis fracasos y mis éxitos, así que no escondo nada.

Dicho esto, sigo en mis trece, desde el momento en que Wagner (o tu jefe) te pide una cerveza, todas las otras órdenes pasan a un segundo plano, por que ese tipo de órdenes tienen "prioridad 1"

Sigo pensando que a Wagner lo criaron sin enseñarle la palabra fraternidad...

Amkiel -

[Alberto] Wagner quizá era alguien que sabía cual era el conjunto de sus prioridades pero desconocía la función de Mottl en ese conjunto. El error de Mottl fue no conocer sus prioridades.

[Eider] Supongo que Mottl le estaba dando las gracias al hacer pública esta anécdota. Un resentido hubiera escondido el hecho. Por cierto, comparto plenamente tus palabras.

Eider -

Wagner le estaba preparando para el mundo laboral. Confío en que Felix Mottl le dio las gracias por la impagable lección, inmediatamente antes de beberse la maldita cerveza.

Alberto -

Vamos, que Wagner era un capullo de cojones (con perdón de la expresión)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres