Blogia
Panfleto LAETUS

Apple Macintosh |Antoni Marí|

Apple Macintosh |Antoni Marí| No hay duda de que el ordenador personal es uno de los símbolos de nuestra época: ha revolucionado el trabajo, la comunicación y el entretenimiento. Permite estar en todas partes y que cualquier lugar sea el centro del mundo, que no es otro que ser el centro de todas las relaciones posibles. Las consecuencias que supone su uso y su democratización son tan inconmensurables que apenas podemos imaginarnos cómo se llegará a transformar, aún más, nuestra consideración del mundo y de nuestra incidencia sobre él. Si el ordenador es símbolo de nuestra época, el Apple Macintosh es el mito que ocupa el cenit de todas las mitologías, por su ligereza, su transparencia, su ductibilidad y su constante dominio de todos los parámetros que pretende alcanzar y que siempre llega a superar con creces.
 
Los antiguos ordenadores requerían un conocimiento especializado para trabajar con ellos y exigían un aprendizaje lento y meticuloso para familiarizarse con las novísimas prestaciones que tales artefactos proporcionaban. El Apple Macintosh, en cambio, cuando se comercializó en 1984, transformó definitivamente la relación del usuario con su ordenador personal con una revolucionaria forma de computadora, con una interfaz gráfica, ratón e iconos. Las teclas y sus combinaciones -que realizaban las tareas de las computadoras convencionales- fueron sustituidas por dibujos, sonidos y movimientos que recordaban los dibujos animados y que no eran una forma seria de computación. A partir de entonces todas siguieron las innovaciones del Apple Macintosh e introdujeron los dibujos cómicos, sus sonidos y su dinamismo, con toda la caradura de la apropiación y el plagio.
 
Pero Apple sigue manteniendo su mitología. Nadie puede competir con su elegantísimo diseño, clásico e hipermoderno, ligero e inconsútil, compacto e inconsistente, con la fragilidad de una nube y la fortaleza de un titán. Una idea tan perfecta que su realización supera el propio origen. La tentación de la manzana para ser tanto como dios.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

Amkiel -

[dosdedos] Oh, necesito uno ya, y yo sin saberlo.

[Edda] Te informaré del resultado de la autoPCsia.

Edda -

Dosdedos, con ese comentario mucho me temo que el PC de Amkiel fallecerá de "pedrada natural" :D

dosdedos -

Hombre, estás de suerte porque parece que el blanco es el color del pasado. Ya tenés Mac Books negros y Mac Books Pro plateados. Y ni hablar de los nuevos iMacs de aluminio y del Mac World a la vuelta de la esquina, lleno de sorpresitas.
Es que definitivamente, a nivel de diseño son los mejores, eso no lo puedo negar ni yo, que soy del tipo antifanatismos.

Amkiel -

[dosdedos] Lo más cerca que estuve de trabajar con un Mac fue un día, en la universidad, que contemplé detenidamente cómo un compañero maquetaba la revista que editábamos entre unos cuantos (el dragón que adorna este panfleto procede de entonces). En la época del 386, ver aquello fue como asomarse al futuro. Sin embargo, desde entonces me he dejado llevar por los PC. La próxima vez quizá me acuerde de tu opinión, aunque no me gusta el color blanco.

[Edda] Como habrás visto en mi comentario a dosdedos, me pasa más o menos lo mismo, pero me gustaría cambiar cuando por causas naturales (una pedrada es natural, ¿no?) fallezca mi PC actual (tiene ya siete años y muchas teclas borradas).

Edda -

No tengo muchos conocimientos de informática, bastante tengo con ponerme al día cada vez que me cambian el programa en el trabajo. Pero tanto en la oficina como en casa tengo Microsoft Windows. A Apple la conozco por algún artículo. Que conozco más a la ventana que a la mazana, vamos.

dosdedos -

Pues no puedo negar (trabajando como lo hago desde siempre en un Mac) que, aunque puedo usar un PC perfectamente, la experiencia es mucho más placentera en el de la manzanita. No sé si tanto como para idolatrarlo, pero si al menos para sopesar la opción y terminar pagando la diferencia de precio...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres