Blogia
Panfleto LAETUS

El gato |Claudio Magris|

El gato |Claudio Magris| El gato no hace nada, simplemente es, como un rey. Está sentado, acurrucado, tumbado. Está persuadido, no espera nada y no depende de nadie, se basta. Su tiempo es perfecto, se dilata y se contrae igual que su pupila, concéntrico y centrípeto, sin caer en ningún afanoso y monótono goteo. Su posición horizontal tiene una dignidad metafísica generalmente olvidada. Nos tumbamos para descansar, dormir, hacer el amor, siempre para hacer algo y volvernos a levantar nada más haberlo hecho; el gato está para estar, igual que nos tendemos delante del mar sólo para estar allí, tendidos y abandonados. Es un dios de la hora, indiferente, inalcanzable.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Amkiel -

Uñas que arañan o acarician, según la ocasión; desde luego, no vendrían nada mal uñas así. A mí de los gatos me gusta su gran agilidad, que les permite esquivar los golpes de su única vida y hacer que parezca que son siete.

dosdedos -

Pues fijate, quizás las uñas sea algo de los que les envidio...

Amkiel -

Si los defiendes arañando tienes algo de felina.

dosdedos -

Los gatos (quizás por algunas coincidencias y alguna cosa de carácter que me falta y les admiro) son mi animal preferido. Y los defiendo de todo aquel que dice que son interesados en sus afectos.
Algún día te contaré mi teoría sobre el afecto de los gatos...

;-)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres