Blogia
Panfleto LAETUS

Del amor al prójimo |Friedrich Wilhelm Nietzsche|

Del amor al prójimo |Friedrich Wilhelm Nietzsche| -Tenéis prisa por acercaros al prójimo y prodigarle hermosas palabras. Yo os digo que vuestro amor al prójimo es vuestro desamor a vuestra propia persona. Acudís hacia el prójimo para huir de vosotros mismos y de ello desearíais hacer una virtud. Pero yo me doy cuenta de vuestro «desinterés». El tú es más antiguo que el yo. El tú está santificado; pero todavía no el yo. Por eso el hombre se apresura a acercarse a su prójimo. ¿Quiere decir esto que os aconseje el amor al prójimo? ¡Mas bien os aconsejaría la huida del prójimo y el amor del futuro! Por encima del amor al prójimo se encuentra el amor del futuro, de lo que está por venir. Por encima del amor del hombre yo coloco el amor por las cosas y por los fantasmas. Este fantasma que corre por delante de ti, hermano mío, este fantasma es más hermoso que tú. ¿Por qué no le prestas tu rostro y tus huesos? Pero sientes miedo y huyes hacia tu prójimo. No sabéis soportaros a vosotros mismos ni os amáis lo suficiente. Por esto querríais seducir a vuestro prójimo con vuestro amor y doraros con su engaño. Quisiera que toda especie de prójimos y los vecinos de estos prójimos llegaran a seros insoportables. Tendríais necesidad, entonces, de crear por vosotros mismos un amigo de corazón desbordante. Cuando queréis hablar bien de vosotros mismos invitáis a un testigo, y cuando le habéis inducido a pensar bien de vosotros, sois vosotros quienes pensáis bien de vosotros mismos. Sólo quien habla contra su conciencia, y sobre todo el que habla contra su conciencia, no miente. Y cuando así habláis de vosotros en vuestras relaciones, engañáis al vecino sobre vosotros mismos. Así habla el loco: «El trato con el hombre echa a perder el carácter, sobre todo cuando se carece de él.» El uno va hacia el prójimo porque se busca a sí mismo; el otro, porque quiere olvidarse. Vuestro desamor de vosotros mismos convierte en una prisión vuestra soledad. Son los más lejanos los que pagan vuestro amor al prójimo. Cuando estáis cinco reunidos siempre hacéis morir a un sexto. Tampoco amo vuestras fiestas: he encontrado en ellas demasiados comediantes, y hasta los espectadores se comportan como histriones. Yo no os muestro al prójimo, sino al amigo. Que el amigo resulte la fiesta de la tierra y un presentimiento del superhombre. Yo os muestro al amigo y a su corazón exuberante. Pero es preciso saber ser como una esponja cuando se quiere ser amado por corazones desbordantes. Yo os muestro al amigo que lleva en sí un mundo acabado de hacer: la corteza del bien; al amigo creador que siempre tiene para ofrecer un mundo realizado. Y lo mismo que para él se ha desenvuelto el mundo, y ha vuelto a enrollarse de nuevo, así llegará a conseguirse el bien y el mal y el objeto por la casualidad. Que el porvenir y lo que está más lejano sean para ti la razón de ser de tu hoy. Debes amar al superhombre en tu amigo como la razón de ser. Hermanos míos: yo no os aconsejo el amor al prójimo. Yo os aconsejo el amor a lo más lejano.
 
Así habló Zaratustra.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

Amkiel -

Nadie se busca si no se sabe perdido.

muguel bonilla -

sabe k dentro hay otro de el mas ligero k su ropaje un destinado a concecuencia del vivir para vivir a buskar hasta enkontrarse

Amkiel -

...a un ritmo vertiginoso, últimamente hasta susurro a gritos.

Amanda Sue -

Hay que compensar los amores al prójimo y a tí mismo.
Aún quedan personas con las que puedes contar porque aman al prójimo... pero también a sí mismas.El amor bien entendido empieza por uno mismo.
Quiero entender que las mayúsculas van creciendo...

Amkiel -

En efecto, hay que quererse al menos un poco para poder querer a los demás, si no cómo cumplir el amar al prójimo como a ti mismo si a ti mismo no te soportas. Nietzsche hay que leerlo con moderación.

Edda -

El que se ama demasiado a sí mismo, no suele amar al prójimo. He dicho "demasiado", porque quererse un poco no está mal. Y personas que lo dan todo por el prójimo sin pensar nada en sí mismas, de esas me temo que ya no quedan.
Lo poco que he leído de Nietzsche, me hace pensar que era un personaje muy radical, pero no me atrevo a juzgarle, por eso, porque he leído poco.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres