Blogia
Panfleto LAETUS

· Desolación ·

· Desolación · Una mañana cualquiera no amaneció. La gente, acostumbrada a sus rutinas, fue igualmente al trabajo. Pero cuando llegó la hora del café y aún no había salido el Sol comenzó a preocuparse, quizá fuese el color del café lo que les hizo darse cuenta. “Será cosa de la contaminación”, “será cosa del gobierno”, “qué será será”, se preguntaban. Se sintonizaron las radios en espera de una explicación que no llegaba, se llamó a familiares lejanos que confirmaron que en las Quimbambas tampoco había amanecido. Las miradas se sumergieron entonces en los papeles, se fijaron en las pantallas de ordenador e incluso se cerraron, cualquier cosa antes que afrontar el pavor de una ventana tenebrosa. Al anochecer de ese primer día oscuro la negritud se hizo más intensa y ni la luz de las farolas era capaz de atravesarla y llegar al suelo. Salir al exterior se volvió entonces peligroso y la gente de bien se quedó en casa, la de mal también, sin víctimas no valía la pena arriesgarse a un tropezón. A la mañana siguiente todo el país madrugó para mirar al Este. Ante ellos la oscuridad pero a sus pies una incipiente sombra. Ese día el Sol salió por el Oeste para desolación de aquellos que creen en verdades inmutables.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

7 comentarios

Amkiel -

Espero no estar aquí cuando pase.

Nuska -

Para nosotros es tan cierto que el sol sale por el este como para los medievales que la tierra era plana, mai se sap... a lo mejor un día el sol se vuelve loco...

Amkiel -

Mucho, pero no importa, está lejos.

canela -

Y dices q en Quimbambas tampoco amaneció ?... vaya, eso si que es raro...

Amkiel -

Edda: También pudo ser la Tierra la que se hubiese rebelado.

AlmaLeonor: Me honras al compararme con Saramago, uno de mis autores preferidos.

AlmaLeonor -

¡Hola!
Este relato me suena a Saramago, jejejjee. Solo Saramago y tu sois capaces de darle la vuelta al mundo. Las verdades inmutable no existen, eso es tan verdad como que el sol sale por el Este... ¡¡¡vaya!!!
Besos.AlmaLeonor

Edda -

No hay nada en el mundo imaginario, lo bastante inverosímil, que no tenga una explicación posible. Ese día el sol decidió cambiar su rutina y contemplar el mundo desde el otro lado, bajo la mirada perpleja de sus habitantes.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres