Blogia
Panfleto LAETUS

· Tanto ·

· Tanto · Primero fue un picor en el dedo gordo del pie derecho, después una rojez en el talón del mismo pie. “Alguna infección de la piscina, seguro”, pensaba. Pero esta mañana al levantarme no pude moverme del borde de la cama. Miré hacia abajo y sentí un escalofrío al ver mis pies convertidos en nudosas raíces que horadaban la alfombra y el suelo de parquet de mi habitación. ¿Qué iba a hacer yo? El teléfono estaba en la otra habitación y comenzar a gritar me resultaba sumamente vergonzoso. Así que procuré desasirme por mis propios medios... en vano, estaba firmemente anclado al suelo. El caso es que sentía un extraño placer en esta situación pues notaba cómo a través de mis piernas fluían las historias que sucedían en mi edificio, en la ciudad, en el mundo entero. Entonces me estiré como pude hasta alcanzar el escritorio y tomé el ordenador portátil. Una vez en mi regazo empecé a escribir esto que lees. ¡Tengo tantas ganas de contaros las historias que se van agolpando en mi cabeza! antes de que mis dedos se agarroten definitivamente, antes de que mi pelo se torne verdes hojas y mis ojos miren permanentemente al infinito. Son tantas las cosas que quiero cont a  r   t    a     n      t       a        s         c          o           s            a             s              t               a                n                 t                  a                   s
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

11 comentarios

Amkiel -

Un árbol podado no admite nidos.

Amanda Sue -

Un poco de poda nunca viene mal: ayuda a desnudar el alma y compartirla con esos que no estamos tan sordos.

Amkiel -

Uf, no mentes el cortar ante un árbol, que se me pone el musgo de punta.

Amanda Sue -

Pues hombre, no te cortes! Habla sin parar, no nos dejes a oscuras y sigue iluminando nuestras existencias con tu poesía e ingenio vivaz! Un beso

Amkiel -

Edda: Si me fumigáis con Christian Dior aún.

Eider: Menos mal que no me has llamado Alcornoque.

Eider -

¡Hola, tamarindo!
B.J.

Edda -

Chicas, ¿le fumigamos? jajajajajaja ;p

Amkiel -

Anda la leche, a ver si será verdad que soy árbol y este hormigueo que siento en el estómago no es estrés sino termitas.

AlmaLeonor -

¡Hola!
Eso no es rubor, Amkiel, es el otoño, jejejeje
Ahora que eres árbol tendrás que utilizar un lenguaje arboricoramente correcto jejeje
Besos.AlmaLeonor

Amkiel -

Muchas gracias, has hecho que mis hojas se tornen rojas de rubor.

Edda -

Cuenta Amkiel, cuenta, soy toda oid.., digo ojos. Que la savia que circula por tus ramas nos deleite con fantásticas historias como esta. Que el árbol en que te conviertas sea frondoso y eche profundas raíces, pues si los árboles pudieran hablar .....
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres