Blogia
Panfleto LAETUS

· San Miguel ·

· San Miguel · San Miguel estaba sentado en el borde de una nube, balanceando los pies. Sufría uno de esos días de gloria en los que un tedio celestial le impregnaba hasta la última pluma. Volar de aquí para allá perdía todo interés y adorar a Dios le parecía poco menos que un peloteo hipócrita. Consideraba que la verdadera grandeza está en adorar a nuestros iguales, además de que un ser superior jamás permitiría su endiosamiento. Desde la nube veía a lo lejos a los querubines juguetear con las querubinas, pobres ellas, ángeles de tercera que ni siquiera la divina providencia había permitido que existieran en los textos sagrados. Eran tantos los designios incomprensibles y tanta la eternidad transcurrida, que se había acostumbrado a acatar las órdenes flamígeras sin rechistar ni buscarles justificación. Sólo cuando las nubes parecían negras a su mirada, le asaltaban las dudas y se alejaba momentáneamente de la corte celestial: mejor evitar cualquier encuentro con el jefe omnipresente. Entonces se pasaba horas balanceando los pies y mirando hacia abajo, y si alguna lágrima se le escapaba se convertía en lluvia ácida. “Tendría que haberme ido con él”, se decía, y es que no podía evitar echar de menos al que había sido su mejor amigo, Luzbel, el primer ángel que voló.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

20 comentarios

Oliver -

Como historia, o como como romanzo, está bueno, pero conocer aquello que hay en el corazón de Miguel, ¿qué diera por conocer el gran amor de su corazón? El motivo de ser fiel, seguramente nada se le compara. ¿Cómo pensar siquiera en el caído?

Amkiel -

Yo tampoco creo que lo piense porque, al igual que Dios, las ideas no se piensan a sí mismas.

Enyel -

No creo que San Miguel piense eso, por muy idilico que se presente.Dios es una idea en cada uno de nosotros arraigada en nuestro ser.Para mi es la expresion de Virtud y Bien tristemente tergiversada por muchos, a los que no les gusta la idea de que alguien este por encima de ellos.

Amkiel -

Al fin y al cabo, los seres de gloria se inventaron a nuestra semejanza.

shaq -

me gusta lo que plasmaste,no cabe duda que asta enlos seres de groria les falta algo que los complemente y sean total mente libres...

Amkiel -

Bienvenido. El caso es que a mí también me chirría un poco el “Lucifer” ahí colocado pero la alternativa de no poner nada me gusta menos pues quedaría poco clara la conclusión del cuento. Sin embargo, pensando sobre ello he encontrado una posible mejora: poner su forma antigua, “Luzbel”.

el_fifo -

Que chingón esta el cuento! Soy de México y me he tpado con tu cuento por casualidad, pero me ha encantado...solo un detallito(no soy quien para citicar pero no puedo dejar de escribirlo): si no mencionara especficamente el nombre de Lucifer estaría mejor, haría pensar al que lo leyera y no cualquiera podría leerlo, volviendolo asi de culto o más de culto.

Gracias

Amkiel -

Me recuerdas a Walt Whitman: “¿Me contradigo? Muy bien, me contradigo. Soy grande; contengo multitudes.” No hace falta que te eclipses, hay espacio para todos nosotros y es necesaria mucha luz para iluminarlo...

Eider -

Lo difícil no es guardar un secreto, sino abstenerse de decir "yo ya lo sabía" cuando deja de ser secreto.

Voy a eclipsarme un par de siglos. ¡Flopp!

Amkiel -

Eso depende de cada una, une, uni, uno, unu. Por cierto, tienes un bonito nombre vasco de mujer que podía servir de nick para una que yo me sé y tú también.

Eider -

Y si tenemos sexo, ¿nos lo has adjudicado bien?

Amkiel -

¿Y cuando los ves te hablan? ¿Te pasa con frecuencia? ¿Has visto también algún duende, hada, político honrado, etc...?

Lola -

A mi también me ha gustado, y la foto qué bonita...
Por cierto que yo a los querubines sólo los veo con pililas...no recuerdo haber visto querubinas, igual es atención selectiva por mi parte!

Amkiel -

La raza querubínea sí tiene sexo (puedes comprobarlo en obras de arte clásicas), en cambio los ángeles no, a menos que hablemos de los ángeles de Charlie.

Eider -

¡Ah!
¿Tenemos sexo?

Amkiel -

Muchas gracias, querubinas.

Eider -

Me gusta mucho.

Edda -

Perdona Amkiel la de arriba soy yo, olvidé poner los datos
Saludos.

Anónimo -

Hola Amkiel!, me gusta lo que escribes.
Y la cita de la guinda....... uno parecido "Sin valor no hay gloria", pero no sé de quien es.
Que tengas un buen dia. Saludos.

AlmaLeonor -

¡Hola!
Amkiel me encanta. Gracias por haberla puesto. Besos.AlmaLeonor
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres