Facebook Twitter Google +1     Admin

Panfleto LAETUS

CERRADO

Nueva dirección:

http://laetus.over-blog.es/

Temas



El fado del tantalio |Lluís Lahoz Jubert|

RACIOCINIO ~ 19/02/2008 20:54 ~ Ir a página principal.

20080209190146-el-fado-del-tantalio.jpgColtan es una contracción de columbita-tantalita, la mayor fuente mineral de tantalio, un metal gris plateado, muy duro, del grupo Vb de la tabla periódica, caracterizado por su alta densidad (16,6 g/cm3), punto de fusión muy elevado (2.696 ºC) y gran resistencia a todos los ácidos, por debajo de 150 ºC, con la excepción del clorhídrico. El tantalio se extrae del coltan, donde se halla mezclado con niobio, y se prepara mediante técnicas de metalurgia de polvos. El uso más importante del tantalio en la actualidad se halla en la producción de condensadores electrolíticos, comúnmente denominados tantálicos, los de mayor capacitancia por unidad de volumen entre los que se fabrican y elementos básicos en la circuitería miniaturizada de la que están repletos los teléfonos móviles y todo tipo de equipos electrónicos portátiles, como este ordenador en el que estoy pretendiendo iniciar esta historia desde mi casa.
 
Hará cosa de unos dos años, fui gentilmente invitado, junto a una nutrida representación de periodistas internacionales, a visitar una fábrica de tantálicos instalada en las afueras de Evora en Portugal, una antigua ciudad romana con múltiples vestigios de la presencia mora en un país con rancia tradición colonial en África. Curiosa ubicación para una fábrica de alta tecnología, cuyas magníficas instalaciones nos fueron mostradas con satisfacción, pero con alguna reticencia ante las preguntas consideradas indiscretas por nuestros anfitriones. A las demandas acerca de la materia prima, se nos respondió que procedía de los yacimientos tradicionales en Australia.
 
En aquel momento, no di más importancia a aquellas inquietudes. No ha sido sino recientemente que a través de la prensa diaria he vuelto a tener noticia del coltan, la madre del tantalio. Las informaciones acerca de la larga guerra que asola desde 1998 la región limítrofe del Congo, Uganda, Ruanda y Burundi hacían referencia al coltan. Incluso un controvertido informe del Consejo de Seguridad de la ONU subrayaba la explotación de los recursos naturales, coltan incluido, de aquella zona del Congo por parte de Uganda, Ruanda y Burundi, que la niegan, como una de las causas de la persistencia de la guerra.
 
La proliferación de teléfonos móviles y otros artilugios electrónicos portátiles ha hecho que el precio del kilo de tantalio alcance los 400 dólares. Según un informe de la misión permanente de la ONU en la República Democrática del Congo, un trabajador medio de la zona en conflicto puede ganar del orden de 10 dólares al mes, mientras que un minero del coltan puede conseguir de 10 a 50 dólares semanales: un buen trabajador puede producir un kilo diario de coltan, en un proceso similar al de los mineros de la fiebre del oro californiano, en el siglo XIX.
 
Además de financiar el conflicto, la extracción minera, combinada con el devastador conflicto bélico (más de 2,5 millones de muertos y una cantidad similar entre desplazados y refugiados), ha provocado una notable degradación del entorno, con la destrucción de los tradicionales medios de subsistencia de la población y la eliminación masiva de animales salvajes, gorilas y elefantes, que habitaban en las reservas y parques nacionales de la zona. Ante semejantes referencias de lugares y situaciones en que no he vivido, las bellas imágenes de Evora y la opípara cena de despedida en un cortijo extremeño con enormes bodegas de vino portugués, amenizada por la saudade de los inexcusables fados, toman un cariz muy distinto.

...y ahora sonría, cierre el panfleto y váyase a vivir.

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris